Un aeropuerto es un lugar de idas y venidas, de reencuentros y despedidas que se ha convertido en una rutina ya normalizada por toda la sociedad. Pero, ¿qué pasaría si un día llegases en un avión y al bajar encontrases la terminal repleta de arte y música en directo?

La compañía telefónica T-mobile, realizó una campaña publicitaría basándose en la organización de un concierto improvisado con ausencia de instrumentos en el aeropuerto londinense de Heathrow.

Este video recoge una cascada de emociones reales llevadas a la pantalla con el fin de publicitar una determinada marca, pero al mismo tiempo logra crear un momento especial para personas normales y corrientes en un día que habían programado como otro cualquiera.

Sorprende ver como la ausencia de las partes formales de una estructura como son escenario y butacas o artista y público, hace que el espectador se sienta artista y el artista espectador.