El rouge power vuelve a implantarse estas fiestas de manera contundente, pero ya es una tendencia que no llega a desaparecer en sus diferentes versiones: este verano lo vimos en tonos anaranjados y se ha ido intensificando el color llegando a los rojos borgoña para este otoño-invierno.

En épocas de crisis, se disparan las ventas de estos labiales, conocido dicho fenómenos por los economistas como LIPSTICK INDEX en el que las mujeres apostamos por el buen gusto, la versatilidad, sensualidad… y por supuesto el ahorro.

Por eso se dice que cuanto mayor es la crisis, más rojo será el labial”