“Inspirar, conectar, y traer paz al mundo a través de la música”. Mark Johnson, ingeniero de sonido y productor estadounidense, describió así su proyecto Playing For Change. El movimiento nació en 2005 con la idea de grabar a músicos por separado en diferentes partes del mundo versionando una misma canción. El éxito fue tremendo. Su primer vídeo, una versión de “Stand By Me” en la que Mark Johnson contó con más de treinta artistas, hoy tiene más de 37 millones de visitas en YouTube.

La fundación Playing For Change, levantó su primera escuela musical en Sudáfrica en el año 2008, actualmente ya han construido siete escuelas repartidas por el mundo.

 “Mientras la religión y la política nos dividen, la música consigue unir culturas. Larga vida a quien emplee la música como arma de construcción masiva”