Quiero invitaros a conocer una apasionante historia que os conmoverá y que además os puede servir de inspiración. Al igual que en su día Steve Jobs nos deleitó con un discurso Increíble en la Universidad de Stanford que ya todos conocéis, Randy Pausch nos dejó su última lección para la posteridad.

Debo decir que no se trata de una biografía o un libro de autoayuda en sí mismo, lo que este pequeño libro contiene son los conocimientos y la sabiduría de un hombre racional, con mucho sentido común que ha servido de ejemplo para miles de personas. Enfrentarse a un diagnóstico terminal y querer ofrecer una última lección a sus alumnos y conocidos fue la realidad con la que este profesor de Universidad y padre de familia, tuvo que hacer frente en sus últimos meses de vida.

Quizás por eso Randy Pausch utiliza uno de sus magistrales “regates” para enseñarnos su visión y valores particulares construidos a lo largo de una vida llena de “muros y alegrías”.
A título personal me gustaría decir que verdaderamente es un libro de los que guardarás no solo en tu estantería de favoritos sino en tu corazón. Con un estilo directo y con pinceladas humorísticas, describe su situación terminal, su vida y las razones que le movieron a impartir su última lección magistral en la Carnegie Mellon University.

La lectura de este libro os descubrirá un hombre que siempre luchó por cumplir sus sueños. Es una lección de humildad, tesón, gratitud, humor, lealtad y, sobre todo, de amor a su familia. Una inolvidable lección sobre cómo vivir y disfrutar de la vida con los demás.

Los muros están para frenar a la gente que no desea suficientemente algo. Los muros existen por una razón, nos dan la oportunidad de demostrar cuánto deseamos algo”