Hace unos años surgió la tendencia del Couch Surfing que permite viajar por el mundo durmiendo en sofás de casas de desconocidos. En la actualidad la tendencia evoluciona y nace el intercambio de casas entre viajeros. Existen portales de internet con un amplio listado de apartamentos, casas rurales, dúplex, bungalows e incluso mansiones, dispuestas por sus propietarios para ser intercambiadas y así ofrecer la posibilidad de viajar sin tener que buscar y pagar alojamiento en hoteles. La mecánica de esta actividad es sencilla. Basta con registrar nuestra vivienda, seleccionar el destino donde queremos viajar y buscar una casa en ese destino que se adapte a nuestras necesidades. Tras contactar con el propietario se llega a un acuerdo en relación a los tiempos y usabilidad de la casa y ¡listo el intercambio se hace efectivo!

Se trata de una forma original y económica de organizar tus vacaciones puesto que únicamente debes gestionar el transporte hasta el destino elegido y por supuesto, prestar a cambio tu casa para los futuros inquilinos. Esta forma de viajar está destinada para personas de mente abierta y flexibles, dispuestas a alojarse en una casa extraña además de aceptar que extraños se hospeden en la tuya.

¿Qué os parece, probaríais estos intercambios?