Muchos no conocemos demasiado la firma Joseph pero sí al magnífico fotógrafo encargado de dar forma a su última campaña, un artista que va mas allá de la fotografía, que ha conseguido innumerables éxitos en su carrera y es considerado como uno de los fotógrafos del mundo de la moda por excelencia, sobre todo en blanco y negro. Fue uno de los que ayudaron a crear el fenómeno top model de la década de los 90 y cuenta con una amplia trayectoria en la que ha fotografiado a las modelos y personalidades más importantes del planeta.

No se concibe un amante de la fotografía y la moda que no conozca su nombre, el polaco Peter Lindberg es, sin duda, uno de los pesos pesados y cuesta imaginarlo en su juventud como un hippie que viajaba por el mundo tratando de aprender inglés en su convivencia con mochileros norteamericanos.

La creatividad es el deseo de expresarnos. Para formular estas expresiones, tenemos que extraer de nuestras experiencias, sueños y deseos para mezclar lo que fue, lo que es y lo que podría ser”

Vogue, Harpers Bazaar, The New Yorker y diseñadores como Donna Karan, Karl Lagerfeld y Miuccia Prada confían en su objetivo desde hace más de dos décadas. Y ha llegado a fotografiar a personajes como Sharon Stone, Brad Pitt, Madonna o Kate Moss.

Personalmente destaco de Lindbergh muchas cosas pero sobre todo que siempre ha ido más allá de la superficie, ha roto con los cánones que se marcaban y los parámetros que se dictaban tanto en moda como en escenografía rompiendo con la perfección artificial, descubriéndonos actitudes y realidades mucho más cercanas. Disecciona a los personajes que tiene frente a su cámara centrándose en la mirada y desnudando el maniquí para desvelarnos quién hay detrás, mostrándonos su sensibilidad, fragilidad y fuerza.

Esa belleza cruda y directa es la clave de su éxito.