La Real Academia de la Lengua Española define el eclecticismo como la escuela filosófica que procura conciliar las doctrinas que parecen mejores o más verosímiles, aunque procedan de diversos sistemas. En decoración, el eclecticismo es el estilo que surge como resultado de la combinación de diversos elementos de diferentes doctrinas decorativas en un mismo espacio.  Esta expresión artística dictamina que aunque las piezas ornamentales parezcan incompatibles entre sí pueden combinarse con el fin de crear un resultado de gran belleza.

De esta forma el estilo ecléctico engloba piezas cotidianas que con un poco de gusto pueden reunirse con acierto y crear un estilo muy personal acorde con el carácter de la persona que habita ese espacio. En este sentido, se distingue de otros estilos de decoración por su falta de reglas. No existen normas preestablecidas en los manuales de decoración que recojan los fundamentos del eclecticismo. Desde muebles de diseño minimal combinados con suelos clásicos y paredes de piedra, hasta elementos con colores vivos y formas arriesgadas combinados con objetos importados de países exóticos.

No vale cualquier cosa, el objetivo es encontrar el equilibrio perfecto que permita sorprender y encantar.