Menos mal que ha llegado la primavera y que en esta nueva estación nos ponemos menos prendas. Una tendencia de este invierno pasado (y de casi todos desde que las gemelas Olsen aparecieron en escena), es el layering. Si, nada más y nada menos que ponerte una capa sobre otra, no importa el color, la tela, diseño… Cuanto más raro más triunfarás.

La idea es crear un aspecto descuidado, algo así como: ¡ups, me he vestido a oscuras! Puedes combinar prácticamente cualquier cosa. Abrigos, bufandas, falda sobre falda, guantes, pantalones debajo de esas faldas, calentadores… No se si esta tendencia es más bien una manera de justificar el estilo grunge, callejero, y todo vale; o realmente es algo natural, que sale sin mas, y no se fuerza. ¿Qué opináis vosotros?

En países como Japón y EEUU está bastante presente.