Mi anterior artículo Marcas blancas vs marcas de fabricantes, recogía el último estudio de la OCU en relación a esta materia. Este hecho me hizo plantearme escribir sobre la situación del gran gigante de la alimentación de nuestro país que triunfa en gran medida por su línea de productos de distribuidor, MERCADONA.

Mercadona creó 655 nuevos empleos en 2011 y aumentó un 17% el nivel de compras a proveedores regionales. Esta empresa de capital 100% nacional está presente en 46 provincias con un total de 1357 establecimientos. Actualmente cuentan con una plantilla de más de 63.500 personas, con contratos indefinidos, que dan servicio a los más de 4’4 millones de hogares españoles que realizan su compra diariamente en Mercadona.

La empresa, que está diseñando su estrategia de expansión a países como Francia, Italia y Portugal, tiene una filosofía corporativa muy definida en materia de calidad y seguridad alimentaria, “trabajar para garantizar la máxima seguridad, calidad y frescura de todos los productos”. Desde su nacimiento, Mercadona se ha mostrado muy orgullosa de su slogan, “Siempre precios bajos”, lema que han convertido en doctrina de sus supermercados y según la cual el comprador paga menos por cada producto que mete en su carro.

La filosofía de ahorro de Mercadona no es un enigma y se puede explicar fácilmente. La cadena de distribución compra directamente los productos en origen, es decir, establece acuerdos con fabricantes para así poder ofrecer a los clientes productos de calidad a precios más asequibles. Este el secreto de marcas tan conocidas como Hacendado, Bosque Verde y Deliplus que vemos presentes en hogares de todo el país.