La realización del primero dio lugar a una campaña repitiendo la técnica. Solo hace falta brazos y manos, paciencia y mucho ingenio.

¿Qué os parece?