Cocinar es una actividad que puede resultar un fastidio para algunos por tratarse de una obligación de sus quehaceres diarios. Sin embargo podemos darle un giro al arte de cocinar y convertirlo en una forma de entretenimiento y arma de combatir el estrés.

Es tendencia volver a lo tradicional en el mundo de la alimentación. Las marcas de alimentación nos proponen productos 100% naturales y ecológicos, como recién traídos de la huerta o elaborados por tiernas abuelitas. A pesar de vivir en una sociedad caracterizada por lo caótico y la carencia de tiempo,  esta vuelta a lo tradicional ha influido en muchas personas con el resurgimiento de la nueva tendencia culinaria “hazlo tú mism@”

Una  forma divertida y productiva de  liberar el estrés diario es la realización de repostería artesanal como actividad de ocio para vuestro tiempo libre. La de los cupcakes y demás dulces es una moda muy extendida y son cada vez más  los escaparates de pastelerías y cafeterías que llaman nuestra atención con estos mini pecados dulces. ¿Pero por qué comprarlos y no hacerlo nosotros mismos?

Desde Trendyshout os proponemos una receta fácil para que los inexpertos os iniciéis en esta nueva “cooktendencia”.

BIZCOCHO DE YOGUR

INGREDIENTES:

  • 1 yogur de limón
  • 1 medida de yogur de aceite de oliva
  • 2 medidas de yogur de azúcar
  • 3 medidas de yogur de harina
  • 3 huevos
  • 1 sobrecito de levadura en polvo
  • Ralladura de un limón
  • Canela 

PREPARACIÓN:

Precalentar el horno a 180 grados

Echar el yogur en un bol y utilizar el vasito como medida. Batir los huevos con el azúcar, y después añadir el sobre de levadura con la harina y el aceite. Utilizando la batidora eléctrica, es importante batir muy bien después de cada adición de un nuevo ingrediente.

Cuando se obtenga una masa homogénea y fina añadir la ralladura de un limón y una cucharada sopera de canela. Verter la masa en un molde (que previamente se debe untar con aceite y harina espolvoreada para que resulte fácil desmoldar el bizcocho) y hornear durante 35 minutos a 180ºC. ¡LISTO!