En general, las mujeres se sienten más presionadas socialmente que los hombres por la necesidad de mantener un aspecto físico y una imagen perfectos. Así lo recoge el estudio “La presión social por la imagen perfecta” elaborado para Campofrío por la compañía independiente de estudios de mercado Grupo 1 Investigación, con el objeto de conocer en qué medida la mujer se siente presionada por conseguir la imagen perfecta.

Los resultados del estudio desvelan que la mayoría de los encuestados están bastante satisfechos con el aspecto físico –el 49% de las mujeres y el 45% de los hombres-, pero que, para estar guapos, hay que sacrificarse; de hecho 6 de cada 10 mujeres así lo piensan. Cabe resaltar también que un significativo 20% de las mujeres manifestó estar poco o nada satisfecha con su aspecto físico, mientras que un 43% de los hombres señaló cierta indiferencia ante este aspecto.

“Un 60% de las mujeres españolas piensa que hay que sufrir para estar bellas”

La sociedad en general es mucho más exigente con la apariencia física y la estética de la mujer. Una mujer tiene que ser bella y joven para tener éxito, mientras que en el caso de los hombres, las exigencias estéticas se relajan y entran en juego otras cualidades o habilidades.

Estas desigualdades están vigentes en nuestro entorno más cercano lo cual resulta alarmante y ante todo, desconcertante. ¿Son las mujeres las culpables de esta situación por auto exigirse demasiado o es consecuencia de la presión que la sociedad ejerce sobre el género femenino?