Los diseños de María Francesca Pepe vienen cargados de glamour y feminidad, recurriendo a las referencias tribales, formas geométricas, tachuelas, clavos, swarosvski, amatistas o las cruces de metal dando un roque masculino aportando contraste y más exóticas que nunca.

El resultado es una colección elegante y única, con la cruz y el corazón como complementos estrella, (recordando al estilo de Paco Rabanne).

Fotógrafo: Kim Jakobsen