Jamás entenderé la extraña necesidad maníaco-compulsiva por borrarlas de la tez. ¿Acaso hay algo que dote de más expresión que un sugerente arqueo de cejas? No se trata de llevarlas cuanto más gruesas mejor, sino de cuidarlas y darles la forma adecuada sin llegar a podarlas. Pero que se vean, que cumplan su función.

Enmarcan la mirada, colman de personalidad, estéticamente sensuales…   Desde la icónica Audrey hasta la magnífica Sofía Loren. Diseñadores y marcas apuestan por ellas para vender sus colecciones. Line Gost para Guess, o Bianca Balti para Dolce & Gabbana S/S 2012; Lilly Collins; Cindy Crawford; la editorial de Emmanuele Alt de Vogue Juin-Juillet 2011 con Isabeli Fontana. (voy a parar ya…)

Después de su alma, lo primero en lo que me fijo en una mujer son sus cejas”  Así sentenciaba Jamie Lee Curtis