He tenido el placer de visitar recientemente a varias amigas que han sido madres y aunque un poco verde informativamente en esta materia me he documentado para descubriros las nuevas tendencias para celebrar los embarazos y posteriores nacimientos.

Para aquellos que optan por no realizar una ceremonia religiosa de bautismo, surge el baby shower, la alternativa perfecta que está marcando tendencia y que poco a poco impone en nuestro país. Se trata de un evento que permite a los padres del recién nacido presentar públicamente a sus familiares y amig@s al nuevo integrante de la familia, además de festejar la maternidad y la llegada del nuevo bebé. Este tipo de fiestas requieren una planificación completa en cuanto a la ambientación, las invitaciones, los juegos temáticos, sorpresas, menú, música y regalos.

También existen los baby shower sorpresa que se organizan a escondidas de la futura mamá y son gestionados por las mejores amigas de ésta durante el último trimestre del embarazo. En este caso el objetivo de la celebración es agasajar a la futura mamá y que ella sea la protagonista y centro de atención de la fiesta.