La fundación de la promoción de salud tailandesa ha afrontado el problema del tabaco con una magnifica campaña que me ha parecido sublime.

Los adultos somos conscientes del daño que produce el tabaco y aun así continuamos fumando. Pero… ¿qué sucede cuando ven a gente muy joven que va a empezar a fumar?

Los adultos se niegan a darle fuego a los niños que lo van pidiendo de manera inocente y además les proporcionan una explicación de los efectos perjudiciales que tienen sobre la salud, y por qué no deberían fumar. Los niños les entregan en ese mismo momento un papel que les produce una incomoda sensación de ser conscientes durante unos segundos de la gran incongruencia que acaban de vivir. De hecho es muy significativo el que todos guarden la nota como recordatorio.

Tú te preocupas por mi, ¿Por qué no de ti mismo?”

La mayoría de los adultos tiraban los cigarros tras recibir el folleto y aumentó un 40% el número de llamadas para dejar de fumar. ¿No os parece una gran campaña antitabaco?