Light, ligera y luminosa, así se llama la última colección de Malìparmi que se presentó el 21 de septiembre bajo la intimidad del Espacio Rugabella, decorado verdaderamente como un espacio-casa.

La firma escogió un  modo íntimo y relajado para contar la colección de manera concreta y emotiva. Quisieron reproducir el ambiente de una casa donde ropa y accesorios son presentados en armarios blancos que parecen suspendidos en el aire. Una especie de guardarropa imaginario en el cual cada mujer puede sentirse identificada.

Su colección Primavera-Verano 2013 propone vestidos frágiles de tejidos intocables como el chiffón coloreado y sobrepuesto o las ligerísimas organzas lavadas. Pieles blandas entretejidas, decorados y tintes al estilo Malìparmi para chaquetas “bad girl” ideales para combinar con un gran bolso “crochet” y las nuevas sandalias con tacón gráfico.

La silueta es light, hecha de superposiciones ligeras, impalpables, telas y tejidos superpuestos unos sobre otros para crear preciosas multicapas: el secreto es el “concepto cebolla”, vestirse a capas jugando con la ligereza y la diversidad de colores.

Os dejamos el vídeo del desfile.